dilluns, 17 de desembre de 2007

Transformación 46: Antonimia para desayunar

Por Xurri

A paso vivo, el aliento les faltaba al hablar. Las dos niñas, vestidas de uniforme, parloteaban sin parar, el pelo al viento y las pieles tersas, arreboladas por el esfuerzo.

- La vida da para todo: ¡es tan larga!

- ¡Y que lo digas! Tendremos tiempo hasta de aburrirnos y vegetar…

- Si es que... hasta los niños de pecho ríen a todas horas porque lo sienten

- ¡Pues claro que lo sienten!

- ¿Verdad? Es ese aroma de la vida que se expande.

- Es una pena que la gente mayor se acostumbre, y se vuelva tan sosa.



3 comentaris:

Arare ha dit...

Per fi una aroma de vida!

Violette ha dit...

Que bé va girar la truita de tant en tant!! Muy bien, Xurri!

Xurri ha dit...

Alegría!!

:o)